Ponencia del FPR y el PCMML en el 18 Seminario Internacional Sobre los Problemas de la Revolución en América Latina, Quito, Ecuador

imageAgradecemos y saludamos al PCMLE y al MPD por este Seminario.

Exigimos la libertad de Paúl Jacome, Javier Cajilema Edwin Lasluisa, presos políticos del gobierno de Correa.

Cese a la represión y persecución de los dirigentes populares.

Saludamos el 50 aniversario de la fundación PCMLE y el 20 aniversario de la CIPOML.

1.- Algunos elementos generales sobre la situación internacional.

Nuestro Partido y el FPR hemos sostenido la tesis leninista de que vivimos en la época del imperialismo y las revoluciones proletarias, así mismo la vigencia en el desarrollo de las cuatro contradicciones de la época, señaladas por Stalin. Sobre estas tesis centrales analizamos igualmente el fenómeno de la crisis general del capitalismo y su crisis cíclicas, fundamentadas por Marx y Engels, elementos que nos permiten entender, comprender y asimilar la realidad de la lucha de clases en el mundo y en nuestro país. En nuestros análisis ha estado presente la experiencia de la Internacional Comunista dirigida por los bolcheviques de los partidos comunistas miembros de ésta, durante la dirección de Lenin y Stalin.

La situación que enfrenta el mundo es de una crisis general del capitalismo-imperialismo, que se profundiza y agudiza. Esta crisis la padecen principalmente los países imperialistas, encabezados por EE.UU., Japón, Italia, Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China. Estos últimos la están padeciendo menos que los primeros, pues han tenido un crecimiento mayor al de los demás. Las economías imperialistas han crecido muy por debajo del crecimiento alcanzado antes de 2008, su PIB, su producción industrial y manufacturera, su comercio mundial (exportaciones e importaciones); pero se acompañan de un imparable desempleo, mayor endeudamiento, déficit financiero, etc.

Desde el 2008, el mundo vive las secuelas de una crisis cíclica mundial, que ha superado la vivida en 29 y 30 del siglo pasado. Se engendró en EE.UU., se manifestó como una crisis financiera, nacida de las hipotecas en vivienda y de la cual el país que la sufrió la sigue padeciendo, pero en realidad es una crisis de sobreproducción relativa de mercancías, con una fuerte y peligrosa tendencia al estancamiento económico por largos años, o peor aún, con crecimiento negativo o graves pérdidas en la producción. Caída de la producción industrial, déficit comercial, caída del PIB, encarecimiento de las materias primas; mayor intervención estatal y una política más derechizada hacia el fascismo.

En todos los continentes ha dejado estragos, presentándose en unos como causa (los países imperialistas) y en otros como efecto (los países dependientes), es decir, unos ya sintieron sus efectos y otros los empiezan a sentir, como los países latinoamericanos. Dicha crisis está llegando, rápida o lentamente como financiera, comercial, de deuda, monetaria, industrial o agrícolas. EE.UU. y Europa son los más afectados y los más vulnerables de la economía mundial. Esta condición, de verse hundidos por los torpedos económicos de los ciclos de la crisis, los impulsa a arrebatar las riquezas de los territorios de otros países y continentes como salvavidas para evitar caer hasta el fondo. Por eso abren camino a conflictos bélicos, guerras, intervenciones u ocupaciones militares, como las que cargan a cuesta Afganistán, Irak y Malí; Siria, Ucrania, Palestina, Venezuela, etc. que los identifica con una política más guerrerista y destructiva. Se reconfiguran los bloques económicos y políticos, las alianzas y las rivalidades entre las potencias y se ajustan en función de sus intereses hegemónicos. Imponer una sola moneda, un sólo mercado, llevarse todo el pastel, ésa es la disputa.

El nuevo reparto del mundo en este sentido, sigue como una salida destructiva y criminal, necesaria para arrebatar las materias primas -minerales, hidrocarburos y agrícolas- de los territorios que los dispongan. Para lograr este propósito ocuparán el más moderno y letal material de guerra. En eso consisten sus provocaciones y agresiones hacia países como Corea del Norte, Irán, Palestina; sus desgastadas y sangrientas intervenciones en Afganistán, Irak, Libia, Siria, Ucrania, Palestina y Venezuela y países que se resistan o se resisten a subordinarse al imperialismo.

El proceso económico mundial, conocido como neoliberalismo, confirma el fracaso de las políticas económicas keynesianas e incluso friednianas, del Estado benefactor o del libre mercado (para los monopolios), es decir, el Capitalismo Monopolista de Estado, catalizador de los monopolios está en decadencia y se derrumba, aunque se siga aplicando como mecanismo o forma necesaria para la acumulación de capital. Esto es, los recursos teóricos-ideológicos, como los materiales se agotan, pero seguirán sobreviviendo porque elevan la extracción de plusvalía, con la sobre explotación de la fuerza de trabajo de millones de proletarios en el mundo.

El imperialismo, las oligarquías criollas y sus gobiernos en turno, mantienen la ofensiva hacia la clase obrera, las masas trabajadoras, los pueblos, la juventud, descargando todo el peso de su ruina, imponiendo reformas estructurales que incrementan la pauperización de los trabajadores, el despido, el desempleo, el aumento de los precios de las mercancías de consumo básico, de los impuestos; desapareciendo la seguridad social, las pensiones y jubilaciones, endureciendo la legislación laboral y judicial para reprimir, oprimir y controlar más al pueblo, para inhibir sus luchas y con ello elevar sus ganancias. Esta acción es coordinada desde los centros financieros y políticos del imperialismo, el FMI, el BM, la OCDE, el BID, la ONU, etc.

2. Se agudiza la lucha de clases.

Las rebeliones populares en países del Medio Oriente contra el sistema capitalista y los gobiernos de corte islámico, han sido una oposición al neocolonialismo estadounidense y europeo. Las protestas y levantamientos de masas en países como Túnez, Egipto y Yemen tienen su origen en demandas concretas de tipo económico, social, político y cultural, es decir, en la exigencia de mejores condiciones materiales y de vida, tanto en lo laboral, salarial, de vivienda adecuada, seguro social entre otras; así como una distribución justa y democrática de las riquezas naturales, igualdad en condiciones políticas, es decir, tales revueltas se oponen a la opresión política, a la tortura, y sobre todo, buscan la independencia económica y la liberación nacional del dominio imperialista estadounidense y europeo, frente a esto los imperialistas asiáticos se aprestan a relevar el papel de los otros, a ser los relevos, como China.

Para enmascarar esa ofensiva general, Estados Unidos multiplica las mentiras sobre la lucha contra el terrorismo mientras que su principal herramienta en Siria e Irak son precisamente los grupos extremistas afiliados a al-Qaeda y otros mercenarios (sostenidos por el imperialismo), que operan en territorio sirio bajo diferentes etiquetas.

En los países árabes donde se desarrollaron importantes movimientos democráticos y revolucionarios, las burguesías nativas y el imperialismo siguen jugando una fuerte incidencia en el rumbo de estos. En Egipto la casta militar burguesa se mantiene en el poder. En Yemen el movimiento está debilitado frente a los avances de la reacción que ha contenido en parte los avances de este. Túnez, se tensa la influencia del imperialismo con la del movimiento encabezo por Frente Popular, que ha impedido en parte que este proceso se diluya, se empuja hacia la profundización del camino por la revolución.

África

Sudan y Centroáfrica se incorpora al clima de inestabilidad social y política que sigue marcando al capitalismo-imperialismo en el continente, además de la ocupación francesa en Malí, Libia, y la guerra civil en Siria. Los imperialistas siguen en la disputa de los yacimientos petrolíferos, de minerales y de otras materias primas de esas naciones. Aunque hay movimientos democráticos y revolucionarios antiimperialistas, éstos no han desarrollado aún una fuerza capaz de imponer una salida popular a la lucha de clases pues el imperialismo persiste en su división a través de divisiones internas, interétnicas, religiosas y guerras civiles.

Asia.

La provincia de Cantón ha sufrido una caída de sus exportaciones de un nueve por ciento. En el conflicto de la empresa taiwanesa de zapatos Pou Chen, que tiene entre sus clientes a Nike y Adidas, unos siete mil trabajadores salieron a las calles de Dongguan para exigir que la compañía no continúe con la transferencia de su producción al interior de China y a Vietnam, de menores costos laborales. También hubo manifestaciones contra Apple, IBM y otras grandes compañías. La crisis no sólo se nota en el sector fabril. En la histórica Nanjing los recolectores de basura fueron el 16 de noviembre dos días a la huelga en protesta por el salario (dos mil yuanes) y las demoras en implementar un acuerdo laboral previo.

En diciembre último miles de trabajadores manifestaron frente Hi-P, una empresa tecnológica ubicada en los suburbios de Shangai, contra la decisión de la firma de trasladar la planta a otra provincia, despidiendo previamente a 1000 empleados. La policía intervino y se generaron enfrentamientos que terminaron con detenidos y varios heridos. En Hi-P se fabrican piezas para productos de Apple, Blackberry y Motorola.

La ola de manifestaciones y huelgas de obreros y trabajadores chinos también comprende, entre otros, a las sucursales de la cadena de supermercados inglesa Tesco. En Jinhua, provincia oriental de Zhejiang, cientos de empleados salieron a la calle para protestar contra los recortes de personal que decidió la dirección de la firma. Los empleados bloquearon el ingreso a los centros comerciales y gritaron contra la empresa.

En general, en toda China el número de huelgas y manifestaciones, contra las secuelas de la desaceleración económica ha crecido.

Europa

España, Grecia, Italia, Portugal, y países fuera de la eurozona vislumbran un escenario de agudización de las luchas que contagian toda Europa. A esto se añade la situación de Ucrania que entre la disputa interimperialista, tensan la región hacia una salida bélica que busca beneficiar a los imperialistas en un nuevo reparto y correlación de fuerzas que la encabezan endurecerán su agresión contra la clase obrera y pueblos del continente.

La acción inmediata sobre Crimea del imperialismo ruso, le quiso suceder con la de Ucrania, pero la intervención de la UE y EE.UU., han convertido a ese país en un territorio de guerra operado con las fuerzas fascistas.

América.

El continente americano sigue teniendo como su principal verdugo político y económico al imperialismo yanqui, la mayor inversión extranjera que reciben los países centro y sudamericanos proviene de los grandes monopolios norteamericanos, a pesar de que en los últimos años ha crecido el capital europeo y sobre todo el capital imperialista de los chinos.

De tal manera que el fenómeno económico en América Latina y el Caribe, no sólo tiene como secuela sus propias crisis, sobre todo sufre las secuelas de las crisis norteamericana, pues para recuperar la economía imperialista, se han lanzado en ofensiva en el saqueo de los recursos naturales de la mayoría de los países latinoamericanos, se han impuestos reformas neoliberales para legalizar esos saqueos y la superexplotación de la mano de obra, se impone un proceso creciente de derechización, que no tardaran en profundizarse hacia el fascismo en todo el continente, donde tienen como punta de lanza a los gobiernos de ultraderecha de Panamá, Colombia, Chile, Perú y México; y en el caso de los gobiernos socialdemócratas y populistas como Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Uruguay, el imperialismo busca presionar mediante la inestabilidad interna, grupos neofascistas, financiando los movimientos que puedan tornarse en movimientos de masas, con el objetivo de poner gobiernos a su servicio y modificar sustancialmente la presencia de China y Rusia que invierte y endeuda a esos países, de manera “más amable”; en el resto de los países, la combinación de ambas formas de fortalecer su control ha sido evidente.

La presencia de los otros dos bloques imperialistas Europa y China-Rusia (que son parte del BRICs) frente a las debilidades creciente de EE.UU, van a a la disputa de estos mercados como lo están haciendo sobre todo en la minería y los hidrocarburos y ahora con la creación del Banco de Desarrollo, esto mismo se ha convertido también en una alianza política estratégica frente a las tensiones mundiales que le hagan contrapeso a sus rivales en otros continentes. China y Rusia afianzan su influencia en los autodenominados “gobiernos de izquierda o socialistas”, que ven en estos un respiro al agotamiento de sus políticas económicas y de control sobre las masas.

En estas condiciones en América Latina y el Caribe cambia la correlación de fuerzas, no solo de las disputas imperialistas sino del proletariado y los pueblos que tienen como enemigos a los primeros pero también a sus gobiernos que buscaran seguir confundiendo a estos de sus supuestas alternativas de izquierda.

En medio de la creciente rivalidad entre el imperialismo norteamericano y chino por el control del mercado latinoamericano, así como su intento por reestructurar la renta obtenida por los recursos naturales y la explotación, de mano de obra latina, tiene como elemento también un creciente proceso de fascistización, el fortalecimiento de los partidos y organizaciones de la derecha y la ultraderecha; encontrando en contraparte una reactivación y ascenso del movimiento de masas, que aún es desigual y dispersa, pero que empieza a generalizarse en toda América Latina, y con ecos importantes en el propio corazón del imperialismo norteamericano.

Los imperialistas no pueden proseguir su política de guerra de rapiña y sojuzgamiento de la clase obrera sino cuentan con la colaboración activa de la socialdemocracia.

3. El movimiento democrático y revolucionario y nuestras tareas.

La lucha del proletariado y los pueblos crece, frente a la ofensiva del imperialismo y las oligarquías criollas, pero este tiene niveles de dispersión fuerte y de desarticulación. No logran ser consistentes en su duración y acción, pesa mucho en gran parte de ellos el carácter espontáneo, inmediatista de sus luchas. En una gran parte de estos movimientos la clase obrera ha jugado un papel importante, pero sin dirección marxista leninista o revolucionaria, o están la bajo la égida reformista o socialdemócrata.

La influencia del imperialismo, la burguesía y la pequeña burguesía, ejerce una acción perniciosa sobre el proletariado y sus luchas. En ese sentido, la lucha que este ha desarrollado en estos últimos años, solo ha servido de recambio de unos explotadores por otros; han llegado al gobierno otrora fuerzas democráticas y revolucionarias, pero solo han servido para reciclar el capitalismo, pretendiendo hacerlo “más democrático y humano”. Los regímenes que en particular están en América Latina, a lo más que han llegado y llegaran, es a repartir en otros sectores de la burguesía y de los gobiernos, la plusvalía extraída a la clase obrera. En ese sentido han contribuido a paliar los problemas del capitalismo, sobre todo a contener la lucha de las masas contra este.

Los gobiernos populistas de “izquierda” no estarán exentos de vivir las sacudías de las crisis o estás mismas, como sucede en estos momentos. Se verán obligados a tomar medidas neoliberales o más cercanas a estas, que servirán para no agravar la ganancia del capital. Aún a pesar del pequeño crecimiento de las economías incluyendo las imperialistas y que arrastran a estas economías que en su mayoría son dependientes, no es una perspectiva de mejora, sino de una tendencia hacia una nueva crisis económica mundial. Por más “democráticos” que puedan presentarse estos regímenes, las leyes económicas del capitalismo no podrán modificarlas, menos desaparecerlas.

El neoliberalismo ha avanzado en parte por la debilidad del movimiento democrático y revolucionario; por la fuerte influencia ideológica del capitalismo-imperialismo sobre la clase obrera y su control político, que no se ha podido revertir por la influencia del reformismo, el caudillismo, el economicismo y la conciliación de clases. Hoy los golpes a las conquistas de la clase obrera y las masas trabajadoras con las reformas neoliberales instrumentadas por los gobiernos constituyen una ofensiva frontal del capitalismo que forzará también a dar respuestas para detenerlas pero también para destruirlas.

Necesitamos insistir en la unidad de nuestras fuerzas, las de la clase obrera, de los trabajadores; de los pueblos, de los movimientos democráticos y revolucionarios, de todos los movimientos en contra del neoliberalismo-capitalismo-imperialismo. Construir y fortalecer los frentes antiimperialista y antifascista, el frente único de la clase obrera a nivel mundial.

* Mantener y abrir espacios de unidad internacional antiimperialistas y antifascistas.

* Redoblar la difusión del marxismo leninismo, como arma del proletariado y los pueblos para su emancipación.

* Desarrollar acciones coordinadas a nivel internacional frente a la ofensiva neoliberal.

* Luchar por el desarrollo e influencia de los Partidos Comunistas Marxistas Leninistas en todo el mundo entre las masas.

* Luchar por fortalecer y dar vida a los sindicatos revolucionarios para dar solvencia a las necesidades inmediatas de los obreros hacia la Huelga Política General, al grito de ¡Ahora es por la revolución proletaria!

* En esta fase de la revolución de acumulación de fuerzas, el Frente Único toma su papel en la historia de aglutinar las fuerzas contra el imperialismo y sus políticas, además de la negación al fascismo de desarrollarse.

* Luchar por fortalecer la solidaridad y fraternidad de la clase obrera internacional.

* Luchar por fortalecer la alianza entre la clase obrera el campesinado pobre y el movimiento de liberación de las colonias y de los países dependientes contra el imperialismo y el fascismo.

* Elevar las formas de organización y lucha de las masas populares en general y del proletariado en particular hacia el derrocamiento de la burguesía el imperialismo e instaurara la dictadura del proletariado.

 

Explore posts in the same categories: Prensa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: