Dos aniversarios y el tsunami que viene

Amigos: por motivos que desconozco, mi artículo de todos los lunes no fue publicado en el Periódico Noticias Voz e Imagen de Oaxaca. Se los comparto por este medio y les solicito su apoyo para hacerlo llegar a la mayor cantidad de destinatarios. Muchas gracias.

¡Saludos!

RICARDO ROJO

Hace treinta años un terremoto desnudó por completo el podrido sistema político mexicano. Eran las 7:19 horas del día 19 de septiembre de 1985, cuando la furia de la naturaleza hizo temblar no solo la capital de la república con un sismo de 8.1 grados en la escala de Richter, sino a toda la nación y su putrefacto Estado.
El recuento final según fuentes del mismo gobierno federal, de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) y el diario La jornada fue: 35 mil muertos, más de 40 mil heridos, 4 mil 100 rescatados con vida, 30 mil casas destruidas, 70 mil viviendas con daños parciales y 400 edificios colapsados (sinembargo.mx).
En un primer momento el entonces presidente de la república, Miguel de la Madrid, situado lejos del dolor de la gente en las calles, desde sus cómodas oficinas de Los Pinos se atrevió a decir: “estamos preparados para atender esta situación y no necesitamos recurrir a ayuda externa. Agradecemos la buena intención pero somos autosuficientes”. En los hechos, el pueblo del Distrito Federal rebasó al gobierno y se organizó autónomamente para brindar solidaridad y rescate, pues el gobierno del PRI tardó cuatro días en reaccionar ante el desastre, lo que demostró su total incapacidad y sus entramados de corrupción.
Aquel sismo de hace treinta años puso al descubierto el verdadero rostro del gobierno y sus redes mafiosas en la capital de la república; el ejército federal fue rebasado por otro ejército, el ejército ciudadano, que no permitió que cientos de maquinas levantaran escombros y cuerpos con vida y sin vida como era la orden; toda esa fuerza solidaria desplegada por el ejército ciudadano permitió que la mentalidad de los capitalinos cambiara, logró que se derrumbara el control férreo del PRI en el DF, aparecieran decenas de organizaciones urbanas, naciera el Sindicato Nacional de Costureras, se organizaran marchas multitudinarias de protesta y se construyeran 65 mil viviendas, se reconstruyeran 15 mil y se restableciera poco a poco los servicios de agua potable y energía eléctrica. Tres años después, en 1988, el PRI perdería -desde entonces- la preferencia del electorado y por lo tanto el control político de la capital, siendo arrasado por el Frente Democrático Nacional, encabezado por Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano quien no pudo tomar posesión como presidente de la república, debido al descarado fraude cometido por el PRI para sentar en la silla presidencial al nefasto Carlos Salinas de Gortari. (Con datos de sinembargo.mx).

Hace un año, el 26 de septiembre de 2014, otro acontecimiento volvió a cimbrar el Estado mexicano. Esta vez fueron dos balaceras provocadas por elementos uniformados y otros embozados que al amparo de la noche usaron armas largas AR-15 con balas calibre .223 para cometer un acto público de secuestro desaparición operado por policías del municipio perredista de Iguala, Gro., del municipio priísta de Cocula,Gro, policías estatales y elementos del ejercito mexicano del 27º Batallón, estos últimos insisten en negar su participación en los hechos. El saldo de esa operación criminal de Estado fue de 180 víctimas directas, 6 ejecutados de manera extrajudicial, 40 heridos, 80 personas perseguidas y torturadas, 43 desaparecidos y 700 familiares directos perjudicados (Informe de los expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), 6 de septiembre de 2015).
Con argumentos fulminantes, producto de una investigación de seis meses, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la CIDH hizo pedazos la versión “histórica” del gobierno mexicano y demostró que los 43 estudiantes de la normal rural no fueron cremados en el basurero de Cocula, por lo que exigieron se reabriera la investigación para saber a ciencia cierta el destino de los 43 estudiantes y la atención puntual de las víctimas.
Ante tales contundentes argumentos, el gobierno de Peña Nieto no tuvo más que recular en sus aseveraciones perversas y mentirosas, teniendo que aceptar la reapertura de la investigación. En su informe público, que puede verse y escucharse completo en un video que dura una hora, 35 minutos y 22 segundos, el GIEI desmenuza paso a paso lo sucedido a partir de las 21:00 horas de aquel aciago día, donde queda demostrada la coordinación criminal entre autoridades civiles municipales y estatales, así como de policías municipales, policías ministeriales, policías del estado de Guerrero, elementos del ejército pertenecientes al 27º Batallón y muy probablemente el crimen organizado.
Dos acontecimientos, dos aniversarios, uno a 30 años de distancia y otro a un año, que siguen estando presentes en la mente y en el día a día de los ciudadanos de nuestro país que luchan a contracorriente para tratar de hacer realidad un México más justo y democrático.
Por ello el tsunami económico que viene debe servirnos a todos para enfrentar juntos esta ofensiva criminal de Estado. El Estado nos miente, nos oculta información y pretende seguir exprimiendo nuestra fuerza de trabajo y entregar la patria a tirones con sus reformas estructurales. Ya se siente, ya es un hecho común y cotidiano la lista de agravios a la población: los jornaleros agrícolas son explotados sin piedad, los despidos de trabajadores se da día con día, la multiplicación de changarros para sobrevivir es cosa común, el secuestro como una industria ya se estableció, el alza de los precios en los artículos de primera necesidad, la inseguridad en las calles y ciudades de todo el país es nota diaria, las privatizaciones de todo -hasta del agua- es una moda, los préstamos hipotecarios van a quebrar economías familiares, la impunidad y la corrupción corroe todas las venas del gobierno, el narcotráfico y la delincuencia organizada se han empoderado, crece la migración y aumenta terriblemente la pobreza entre millones y millones de pobres, mientras un puñado de magnates se enriquecen cada vez y tienen sus costosos aviones dispuestos para abordar hacia los países donde guardan sus ganancias multimillonarias. (con datos del artículo “No avisarle a la nación del tsunami que viene es traición a la patria” de Álvaro Cepeda Neri, revista contralínea.mx).
Guadalupe Conde es costurera, sobrevivió al terremoto de 1985 y es emblemática su reflexión a tres decenios: “Total, las costureras no han dejado de ser las pobres de los pobres. Nadie tiene indemnización por toda la tragedia del 85, ¿hay algo que recordar?. Que a treinta años, como trabajadores de México, seguimos en una situación deprimente. Es un recuerdo fatal para todas nosotras”. (sinembargo.mx)
Un familiar anónimo de los 43 estudiantes, citado por el GIEI, expresó: “donde quiera que esté mi hermano, le pido que tenga fuerza, que lo vamos a encontrar…” (Informe del GIEI).
Álvaro Cepeda Neri, periodista de profesión, termina su artículo de la siguiente manera: “los capitalistas y sus esbirros harán cuanto esté en su mano para evitarla…pero la tarea corresponde a nosotros, porque la culpa no es de nuestra estrella, sino nuestra, porque consentimos ser inferiores”.
Dos aniversarios y sus consecuencias que hay que recordar para que los que pretenden que lo olvidemos no se salgan con la suya; una opinión fresca que vale la pena tomar en cuenta para que no nos agarren desprevenidos los entreguistas saqueadores de la patria.
ricardorojo7819@yahoo.com.mx
http://www.facebook.com/ricardorojo.3367

Explore posts in the same categories: Prensa

One Comment en “Dos aniversarios y el tsunami que viene”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: