Peña Nieto condimenta el estallido social | En pocas palabras…

Prevé-Peña-Nieto

Por: Eduardo Barrios

Hacia finales de septiembre de 1917 en Rusia, el descontento popular se hacía sentir frecuentemente, las demandas que habían sido exigidas y que lograron que el Zar Nicólas II abdicará el 2 de marzo, no se habían cumplido.

Poco después de la abdicación del Zar, fue nombrado un gobierno provisional revolucionario, de manera rápida los socialrevolucionarios, los mencheviques y los socialistas “moderados” pusieron  al frente al abogado Aleksandr Fiódorovich Kérenski.

Pero los obreros y campesinos no veían aquel cambio que los obligó al estallido social, en las fábricas se mantenían las listas negras que los dejaban sin empleo, los comités de campesinos nombrados para repartir la tierra eran perseguidos y asesinados por los acaparadores y en el frente de la primera guerra mundial de la cual Rusia era partícipe, los recién nombrados comités no eran respetados por los oficiales los cuales se negaban a tratar a los soldados como seres humanos más que como carne de cañon.

A toda esta situación, la única respuesta de moderados, mencheviques y socialrevolucionarios era “Esperemos a la asamblea constituyente que se reunirá en diciembre”, el pueblo no puede esperar, necesita saberse satisfecho de su acto revolucionario, necesita cubrir sus necesidades.

El gobierno provisional revolucionario que derrocó al Zar ya no representaba los intereses populares, se ocupaba en mantener sus reformas ineficaces y la más feroz represión. La colaboración con las clases poseedoras era más que evidente.

Esta situación la comprendieron los bolcheviques, quienes se deslindaron de ese gobierno provisional revolucionario e iniciaron su propia marcha. Trajeron al frente nuevamente las demandas de los obreros y campesinos, que se resumía en las consignas “Paz, pan y tierra” y “Todo el poder a los soviets”

La paz que les devolviera a las madres a sus hijos y esposos que se habían ido a la primera guerra mundial por capricho del Zar y que ahora el gobierno provisional insistía en continuarla, el pan que alimentara a todo el pueblo ruso hambriento pues todas las provisiones se iban a la guerra o se quedaban en manos de acaparadores que los vendían a muy elevados costos y la tierra que se diera a quienes la trabajaban siendo Rusia un país con gran mayoría campesina. Los soviets eran similares a las asambleas de trabajadores, darles el poder a los soviets era lo correcto pues la asamblea constituyente ya no los representaba.

La necesidad y la consigna se conjuntaron, el 25 de octubre de 1917 los bolcheviques apoyados de comités de obreros, campesinos y del ejército tomaron el poder en sus manos. 98 años después el recuerdo indeleble de una revolución que dividió al mundo en el campo socialista y el campo capitalista por un lapso de tiempo, sigue haciendo eco.

La revolución de octubre, como se le denomina, no hubiera sido posible sin las condiciones que favorecieron que los bolcheviques se pusieran al frente: el hambre, la represión, la miseria, la falta de empleo, las esenciales libertades democráticas, el encarcelamiento de trabajadores, etc.

En México Peña Nieto condimenta un estallido social, sobre bayonetas y reformas populistas gobierna.

La desastrosa y cada vez más denostada participación del ejército en la lucha contra el narcotráfico solo ha evidenciado el contubernio para cometer ilícitos. Y nos han demostrado ser una fuerza militar que obedece a sus propios intereses, siguen siendo inexpugnable las entrañas del ejército, nadie en México les ordena, el comandante supremo de las fuerzas solo funciona como negociador entre un conjunto de intereses. La negativa para entrevistar a los soldados sobre el caso Ayotzinapa nos dejó en claro esta situación.

El mediático huracán Patricia, jugó el papel de cortina de humo, mientras la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en la ley de ingresos para el 2016 propuso un impuesto especial a combustibles que fue aprobado la semana pasada en la cámara de diputados federal, por lo que se tendrá que pagar de entre 3.52 y 4.58 pesos adicional al precio vigente del vital líquido en el transporte motorizado.

La grave situación que se vive en materia de derechos humanos que día a día es denunciado en varios de los estados del país, particularmente los más de 200 presos políticos en Puebla, donde personas como: Rubén Sarabia miembro de la histórica Unión Popular de Vendedores y Ambulantes “28 de octubre” que contra viento y marea ha defendido el comercio popular es detenido,  Paul y Adán Xicale, padre e hijo que luchan por la preservación de la cultura en Cholula son detenidos, los 5 estudiantes de la BUAP,  por exigir educación gratuita son acusados de utilización de explosivos y deben pagar multa de 77 mil pesos por cada uno si quieren seguir el juicio en libertad. Y muchos casos más tan solo en Puebla que nos llaman a reflexionar sobre la eliminación de todo tipo de protesta social, y no digamos en Oaxaca, los 25 presos del 7 de junio, que a 8 no les han iniciado el proceso por ser indígenas, ¿Desde cuándo se volvió un obstáculo ser indígena?

En materia educativa el presupuesto de la ley de egresos contempla un recorte de 6 mil millones de pesos para 2016 como lo denunció la diputada Patricia Elena Aceves el 21 de octubre en la comparecencia del secretario de educación pública.

En los medios se siguen difundiendo miles de millones para inversión en educación en Oaxaca, como en septiembre de 1917 en Rusia se esperaban los cambios, ahora los maestros, obreros y campesinos en Oaxaca no ven esos millones, solo ven los promocionales del “Nuevo” IEEPO, y las entrevistas que le hacen al mogigango secretario. ¡Dónde rayos están los millones!

Las reformas ineficaces de Peña Nieto, han contribuido al fortalecimiento de ciertos sectores de poderosos, como el caso de los que entregan las televisiones digitales, porque la reforma a telecomunicaciones vuelve ley entregar “teles” para que no estemos en el retraso tecnológico, medida asquerosamente populista.

No estamos en 1917, estamos en México en 2015 pero las acciones del gobierno de transición de Enrique Peña Nieto elabora una situación política sumamente complicada para el 2016. En pocas palabras, pareciera que condimenta un estallido social.

Notas:

  • La fecha 25 de octubre corresponde al calendario juliano vigente en el entonces imperio ruso, para en el resto del mundo rige el calendario gregoriano por lo que iniciaron el 7 de noviembre de 1917.
  • Los datos históricos descritos sobre Rusia en 1917 fueron extraídos de la obra Diez días que estremecieron al mundo del periodista y escritor estadounidense John Reed, al cual sugiero ampliamente leerlo.

Tomado de: http://expressionoaxaca.com/2015/10/26/pena-nieto-condimenta-el-estallido-social/

Explore posts in the same categories: Prensa

2 comentarios en “Peña Nieto condimenta el estallido social | En pocas palabras…”

  1. vanghotvm Says:

    la lucha de clases es una preparion de masas que la sociedad mexicana se prepara ha enfrentar de manera contundente solo falta unirnos cada dia mas y entrelazar un lazo estrecho entre poblacion y comunidad.

    Me gusta


  2. Muchos de los mexicanos se nos dificulta comprar la revista PROCESO, solicita sigan publicando la revista

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: