Los cuatro: rehenes del Estado

ALTIPLANO
RICARDO ROJO

Lun, 02/22/2016 – 00:52

En estricto sentido legal, no existe argumento de peso para que el Estado Mexicano mantenga en prisión a los cuatro profesores de la Sección 22; de hecho observamos, desde la persecución y la forma en que fueron tratados por la policía federal durante y después de su captura, un odio de clase que violenta las garantías constitucionales para cebarse en cuatro ciudadanos que, además, representan a un gremio rebelde opositor a políticas nefastas y antipopulares.

Efraín Picaso Pérez, Othón Nazariega Segura, Abel Roberto Jiménez y Juan Orozco Matus son rehenes del Estado Mexicano, padecen encarcelamiento injusto al igual que los presos del Frente Popular Revolucionario y decenas de presos políticos en toda la república.

La campaña mediática millonaria, instigada contra la Sección 22 (S22) para aislarla de la sociedad oaxaqueña, tuvo y tiene el objetivo fundamental de penetrar la opinión colectiva de la gente y convencerla de que “los malos” eran los profesores de la S22, pues con sus constantes paros, bloqueos y marchas mantenían “como rehenes al pueblo y a los niños de Oaxaca”, por lo que había que aplicarles “todo el peso de la ley”…y de los medios masivos de comunicación.

A los cuatro profesores rehenes se les exhibió ante la opinión pública como criminales de alta peligrosidad, terroristas, secuestradores, una amenaza para la seguridad nacional, para así justificar su traslado a una cárcel donde están individuos de la talla de La Tuta, El Chapo, El H, El Abarca, La Barbie, El Z-40, El Pozolero o El Mochaorejas. Nada que ver con tres profesores, dirigentes sindicales públicos con un salario promedio mensual de 9 mil pesos, y un maestro de escuela secundaria apreciado por sus alumnos que se quedaron sin clases.

Desde hace ocho días, circula en las redes sociales la información -no confirmada- de que los cuatro profesores rehenes en Almoloya, serían trasladados a alguna cárcel del estado de Oaxaca. Un gobernador, que surgió de una pelea electoral por la alternancia, está obligado a acatar el traslado y poner en libertad inmediata a los profesores, detenidos injustamente.

Los verdaderos criminales, terroristas y secuestradores se encuentran en el poder; andan libres y por el momento no existe otro poder que los obligue a cumplir con la ley. Por ello se burlan de la ciudadanía y hacen valer su terrorismo oficial que mantiene a raya a la gente que protesta, les inventa cargos y lleva a prisión a los luchadores sociales.

La versión del gobierno de Gabino Cué, en el sentido de que no hay espacio en ninguna cárcel de Oaxaca para recibir a los profesores rehenes, causa risa ¿De cuando acá los gobernantes se han preocupado por hacer respetar las normas en las prisiones? Todo mundo sabe que en las penitenciarías cogobiernan las mafias y los directivos oficiales. El miedo de Gabino Cué a acercar a los profesores a sus familias y a las bases del magisterio democrático tiene que ver con otra cosa; tiene que ver con el diseño del desalmado plan que contempla “quebrar la moral del enemigo”, reduciéndola a su mínima expresión para que sirva de ejemplo ante los demás integrantes irreverentes del gremio.

De cualquier forma, el traslado de un calabozo a otro de personas inocentes, como los cuatro profesores rehenes, sigue siendo parte de ese plan terrorista que se aplica en Oaxaca desde el pasado 20 de julio y que sólo le veremos el fin en el momento en que primero los trabajadores de la educación y luego todo el pueblo de Oaxaca decidan enfrentar con fuerza y entereza esta política fascista del Estado mexicano.

La clase en el gobierno piensa que podrá mantenerse por más tiempo en el poder con este tipo de acciones, pero se equivoca. Lo que sucede por estos días en las filas del magisterio oaxaqueño es una circunstancia que en cualquier momento puede cambiar y hacer variar la correlación de fuerzas. El caso de los cuatro profesores rehenes es parte de un paquete más complicado que llega hasta la desaparición del sindicato y la pérdida del empleo. El anuncio que ha hecho la Secretaría de Educación Pública de cesar a 15 mil profesores que se negaron a presentar el examen punitivo el año pasado, será la gota que derramará el vaso y que obligará a los maestros a defender su empleo y su dignidad. La lucha por preservar la educación pública en México no debería ser solo de los trabajadores de la educación, pero hace falta una chispa para incendiar la pradera y ese momento ya se acerca.

Hace unos días los familiares de los cuatro profesores rehenes presos y los presos del Frente Popular hicieron un llamado a no dejar de luchar por su libertad, pero también para no dejar de luchar por una sociedad más justa y democrática.

Don Ricardo Flores Magón fue enviado a prisión por sus ideas en nueve ocasiones, la primera de ellas en 1892. Años después escribiría una larga carta que tituló “Apuntes para la historia. Mi primera prisión” (1908) y al final de la misma dice: “Muy pronto un movimiento mejor orientado sacudirá ese cuerpo que parece muerto, más ya no serán manos vacías las que disputen la victoria a los puños armados de la Dictadura. Los sables de los cosacos ya no caerán impunemente sobre las cabezas de los ciudadanos. Las descargas de los soldados del zar serán contestadas por los rifles de los soldados del pueblo. El pueblo sabe bien ahora que a la violencia hay que someterla con la violencia.”

ricardorojo7819@yahoo.com.mx

http://www.facebook.com/ricardo.rojo.3367

Explore posts in the same categories: Prensa

Etiquetas: ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: