Los trabajadores y la religión

 

0305

La religión no tiene nada que ver con la nación y la nacionalidad. En cualquier caso, el problema religioso debe ser tratado con mucha atención, hay que actuar con sumo cuidado en este terreno, ya que al pueblo no se le pueden pisotear sus sentimientos religiosos. Estos sentimientos han sido cultivados desde hace siglos, en el interior de las personas así hay que proceder con mucha cautela en esta materia si no se quiere influir negativamente en la cohesión y la unidad del pueblo.”(J. Stalin, 1949).*

Ahora que el México de la explotación, barbarie, hambre, y muerte bajo la dictadura burguesa, ha sido escenario del actuar del líder, de no solo la autonombrada “Iglesia Católica Apostólica Romana”, sino también del multimillonario Estado del Vaticano; inevitablemente confronta posiciones, sin embargo todas las opiniones confluyen en una conclusión: ha sido realizado en un ambiente considerado propicio.

A pesar de que el presente artículo comienza con una cita que exhorta a la no ofensa, jamás se suscribe a ocultar los intereses de las clases componentes, de los cuales ninguna religión ni creencia está exenta. A lo largo de la historia se han sostenido debates en torno a las pretensiones de fondo, por un lado con un ejemplo sobre Federico Engels, “quien condenó más de una vez los intentos de quienes, con el deseo de ser “más izquierdistas” o “más revolucionarios” que la socialdemocracia, pretendían introducir en el programa del Partido obrero el reconocimiento categórico del ateísmo como una declaración de guerra a la religión, afirmando que semejante actitud era el medio mejor de avivar el interés por la religión y de dificultar la verdadera extinción de la misma”. Y por el otro lado también la historia de la lucha de clases y de los pueblos oprimidos, nos ha demostrado que en tiempos de polarización de intereses con los explotados y explotadores, las sometidas masas productoras y los líderes religiosos cercanos al pueblo han tomado partido con la miseria y opresión que ellos mismos padecen como consecuencia de su extracto de clase, y/o participan en sus luchas justas como una necesidad de responder congruentemente a los principios que dicen profesar. Y qué mismo Engels en 1895 críticamente con analogía, alertaba sobre la posible cooptación de la limitada lucha “socialista”, señalando en la Introducción a las “Las luchas de clases en Francia”: “Hace casi exactamente 1,600 años, actuaba también en el Imperio romano un peligroso partido de la subversión. Este partido minaba la religión y todos los fundamentos del Estado; negaba de plano que la voluntad del emperador fuese la suprema ley; era un partido sin patria, internacional, que se extendía por todo el territorio del Imperio, desde la Galia hasta Asia y traspasaba las fronteras imperiales. Llevaba muchos años haciendo un trabajo de zapa, subterráneamente, ocultamente, pero hacía bastante tiempo que se consideraba ya con la suficiente fuerza para salir a la luz del día. Este partido de la revuelta, que se conocía por el nombre de los cristianos”. En conclusión la clase obrera y los pueblos aún con sus creencias, rebasan los propios preceptos religiosos para luchar por su vida y su libertad, descubriendo que no necesitan ningún salvador celestial o terrenal para hacerlo.

Tomado d: https://frentepopular.wordpress.com/2016/03/05/vanguardia-proletaria-475/

Explore posts in the same categories: Prensa

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: