Nochixtlán, la batalla por el futuro de la patria


RICARDO ROJO

Lunes, 27/06/2016

Fueron once. Once ciudadanos humildes, trabajadores, dignos, inocentes, que fueron masacrados a balazos por las fuerzas policiales federales y estatales el pasado domingo, 19 de junio de 2016, en Nochixtlán, Oax.

Fue el Estado; desde su comandancia general salió la orden de disparar.

Había que poner orden, tal y como lo exigen los organismos empresariales. Los dueños de México y la clase política, temerosos porque el movimiento magisterial se consolida entre los sectores más golpeados por la crisis, exigieron que se le ahogara en sangre para ponerle punto final a las protestas. Pensaron ¡es el momento de dar un duro escarmiento a todos aquellos que se oponen a las reformas, para que desde ahora nadie se atreva a alzar la voz! Pero ¡Se equivocaron los neofascistas criminales!

Domingo. Día de mercado grande en Nochixtlán, Oax., población mixteca que congrega cada domingo, desde muy temprana hora, a cientos de indígenas de la región que llegan al lugar a mercar. El bloqueo de la carretera y el mercado conviven pacíficamente. Los  pueblos de la región mixteca apoyan a los maestros en su lucha por la defensa de la educación pública. Incluso, las comunidades más alejadas y más empobrecidas por el saqueo capitalista, han realizado sorprendentes manifestaciones de solidaridad con los maestros y han hecho suya la lucha contra la falsa reforma educativa. El apoyo a la huelga magisterial se ve en todo Oaxaca, en todo México y en muchas partes del mundo, la solidaridad se expresa en las más creativas consignas, se organiza en cientos de asambleas comunitarias y escolares. Se respira el despertar de los pueblos, cansados de tanta explotación y esclavitud. La voz de la sabiduría y de la experiencia, el Consejo de Ancianos ha dicho en su lengua materna: ¡Apoyemos la defensa de la educación pública y a los maestros de México y de Oaxaca porque tienen la razón!

El Estado diseñó la estrategia militar de golpear a un pueblo ligado a sus maestros, en día de mercado, tomando a todo mundo desprevenido, para crear caos, generar confusión, provocar pánico  y causar desánimo y desorganización. Venían pertrechados, usaron bombas de gas lacrimógeno, bombas aturdidoras, balas de plomo, carros de guerra y helicópteros ¡Y nuevamente se equivocaron! La población no tuvo miedo para enfrentarlos y sin pensar que para algunos sería la última acción de su vida, se sumaron a impedir la marcha asesina de la policía y la gendarmería, tanto en Nochixtlán como en la ciudad de Oaxaca. El espíritu guerrero de los mixtecos y los zapotecos del valle, organizó la resistencia. Sus únicos instrumentos de defensa fueron palos, piedras y cohetones de sus fiestas, con eso resistieron la embestida de un poderoso ejército compuesto por más de mil elementos de la gendarmería, policía federal y policía estatal, quienes como perros rabiosos se lanzaron al ataque disparando sobre la multitud.

Entre el 19 y 20 de junio murieron un profesor y diez ciudadanos, víctimas de las balas disparadas por elementos de la policía y la gendarmería. Varios de ellos murieron por falta de atención médica oportuna. La policía cercó los hospitales y, en otros casos, las ambulancias de la cruz roja se negaron a trasladar a los heridos. Decenas de maestros y pobladores resultaron heridos, 22 fueron detenidos y 8 se encuentran desaparecidos.  ¡Fue una verdadera masacre de Estado!

Lo sucedido en Nochixtlán y en la ciudad de Oaxaca, obligó al Estado a acelerar la apertura del diálogo político con el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. El sargento Nuño empecinado, volvió a decir que la reforma educativa no estaba a discusión. ¡Pobre estúpido!, su rostro desencajado demostraba su derrota, mientras su lengua y su cerebro criminal seguían negándose a una realidad. El diálogo se ha instalado gracias a la fuerza del movimiento y al apoyo del pueblo; los negociadores del magisterio y el movimiento en su conjunto no deben bajar la guardia, no deben rebajar sus banderas de lucha, no deben claudicar frente al enemigo y ante falsas y espejísticas promesas de solución. La representación magisterial y popular debe saber que si hoy le fallan al magisterio nacional y al pueblo de México, no tendrán otra oportunidad y serán repudiados y condenados por las bases, por el pueblo y por la historia.

El movimiento debe ser muy inteligente para no dejarse engañar ¿Acaso la SEGOB espera el regreso a clases, el levantamiento de los plantones y las barricadas antes de un acuerdo que abrogue la reforma educativa? ¿Acaso esperan que su campaña de rumores, señalamientos policiacos y división surta efecto en el ánimo del pueblo y de las bases? El movimiento debe avanzar en la unidad de los trabajadores de la ciudad y el campo en el Frente Único. El llamado urgente y necesario del momento es a que el pueblo conforme en su colonia, barrio, comunidad,  escuela, fábrica, sindicato, etc., su Comité de Defensa de la Educación Pública, el Empleo y los Recursos Naturales. La lucha es ahora contra la falsa reforma educativa y si se presentan las condiciones, contra todas las reformas estructurales, en la medida que decenas de miles de trabajadores del campo y la ciudad salgan a protestar a las calles. Esta es la lucha de clases y no culmina mientras se mantengan las políticas contrarias a la población y un gobierno represor. 

El diálogo que se ha instalado debe entregarle a los maestros de México y al pueblo que los apoya, respuestas significativas que echen por tierra la privatización de la educación pública y sentar las bases para evitar la privatización de la salud, el agua, el territorio, el petróleo y la energía eléctrica; y por supuesto, como una demanda que todo México espera, el castigo a los responsables intelectuales y materiales de la masacre del 19 de junio y de la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa. Por eso, Nochixtlán representa la batalla del presente y del futuro de la patria.

ricardorojo7819@yahoo.com.mx

Explore posts in the same categories: Prensa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: