Dos años de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa


Se cumplen dos años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero. En ese entonces los normalistas habían ido a Iguala a realizar acciones de difusión y colecta económica para participar en la movilización nacional del 2 de octubre. Lo que siguió fue la represión de policías municipales, estatales, el ejército, coludidos con narcotraficantes locales.

Esa noche en Iguala murió una mujer que pasaba por el lugar en su vehículo, un adolescente futbolista que venía con sus compañeros en un autobús y el caso del normalista Julio César Mondragón quien fuera asesinado a golpes, siendo sus mismos agresores quienes le arrancaran la piel de la cara aún estando vivo.

Desde el 26 de septiembre de 2014, las desapariciones forzadas en México tomaron otro matiz, 43 estudiantes normalistas habían desaparecido, el Estado, sus instituciones en contubernio con la delincuencia organizada fueron evidenciados a nivel internacional. Los padres, las madres, familiares, el movimiento social y el pueblo de México sintieron por primera vez el frío calante del fascismo en ciernes en la etapa contemporánea. 

Ante la ranciedad de sus instituciones y la presión internacional, el Estado tuvo que ceder y financiar al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) quienes en su investigación demostraron científicamente que la Procuraduría General de la República mentía respecto a lo que denominaron la “verdad histórica” en la que afirmaban que los normalistas habían sido quemados en el basurero de Cocula.

Actualmente de los 130 detenidos por el tema Ayotzinapa ninguno ha sido enjuiciado, con base a medidas legaloides han sorteado la sentencia en cárceles, incluso algunos siguen sus procesos en libertad. 

El caso Ayotzinapa evidenció el papel que juega el Estado mexicano; el poder ejecutivo, legislativo y judicial solo son espacios en donde se justifican las decisiones que ha tomado la burguesía en cualquier ámbito. A pesar de que la investigación del GIEI apuntaba a la verdad, el presidente, los mandos militares, los jueces y los medios de comunicación en vez fijar las miras por conocer la verdad, se dedicaron a denigrar, difamar y marginar al grupo de expertos. 

Quien piense, quien opine, quien participe por fuera de la corporativización laboral, por fuera de la manutención social que brindan los programas gubernamentales, por fuera de lo que opinen los medios de comunicación, por fuera de lo que dicte la iglesia; téngalo claro mi querido lector, es usted desde ahora alguien que está tratando de asirse a su propia conciencia social, semejante a los desaparecidos el 26 de septiembre de 2014, no se espante, no es el único que piensa igual, son miles son millones, todos trabajadores en el país, explotados hasta el límite. Una cosa es clara, ¡Somos muchos explotados, contra un puñado de explotadores!

Explore posts in the same categories: Prensa

Etiquetas:

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: