Gabino Cué resultó peor que Ulises Ruiz, aumentó la deuda pública hasta cuatro veces

cuecarita

Desglosado por diversos medios de comunicación, al segundo trimestre de este año, la deuda total contraída por el gobierno de Gabino Cué ascendía a 20 mil 302 millones 657 mil 489 pesos, cuadruplicando la que había heredado de Ulises Ruiz Ortiz, contabilizada en 4 mil 615.4 millones de pesos.

Durante el segundo trimestre del año, la Secretaría de Finanzas dio a conocer el monto de la deuda pública que deja el “gobierno del cambio”. Para junio de 2016, la deuda pública con el grupo financiero “Interacciones”, del empresario Hank González, es de 2 mil 250 millones de pesos; con Bancomer, de 1 mil millones de pesos; con Santander, de 2 mil 400 millones de pesos; con Banorte, de 700 millones de pesos y con HSBC, de 412 millones 500 mil pesos.

Con Banobras, la deuda pública asciende a 5 mil 982 millones 633 mil 128 pesos; con tenedores de certificados bursátiles de 5 mil 946 millones 999 mil 915 pesos; con “Impulsora de Proyectos de Oaxaca”, 350 millones de pesos; y con la “Operadora de Ciudad Judicial de Oaxaca SA de CV”, 1 mil 260 millones 524 mil 446 pesos.

La deuda pública es la que genera el Estado, en este caso el gobierno de Oaxaca, al pedir préstamos a instituciones o particulares con el fin de ocuparlos en la administración corriente.

Desde la gestión del gobernador priísta Heladio Ramírez López, los préstamos que se han pedido a nombre del pueblo de Oaxaca se han incrementado de manera constante.

Cada uno de los préstamos que se pidieron se justificaron de manera pública durante todo el sexenio, en los medios de comunicación se afirmó constantemente que se desarrollarían obras importantes, de las cuales sólo se lograron terminar: el paso a desnivel de 5 Señores, el Polideportivo “Venustiano Carranza”, el Estadio de Futbol del Instituto Tecnológico de Oaxaca y la Ciudad de los Archivos, próximo a inaugurar. A pesar de estas obras, la deuda pública que deja la administración de Gabino Cué no es justificada.

También se ha anunciado que quedarán pendientes las obras del Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca, el Sistema de Transporte Integrado (Metrobús), las supercarreteras al Istmo y la Costa, las presas Paso Ancho, de la Reyna y el corredor Transístmico Salina CruzCoatzacoalcos.

De la deuda pública adquirida, el gobierno del estado ha omitido informar que muchos de los acreedores pertenecen a los grupos selectos de la burguesía, el caso de la familia Romasa, Office Depot, las empresas de Ulises Ruiz Ortiz, las empresas de Carlos Hank González, grupo Higa,

grupo ICA, las empresas de Jorge Castillo-Gerardo Cajiga Estrada, y una larga lista de nuevos y viejos riquillos que viven de la clase obrera y del erario público.

La deuda pública es responsabilidad de los gobiernos en turno, el manejo discrecional de los préstamos que piden no pasan por consulta al pueblo de Oaxaca y no genera beneficios reales a éste.

Los que endeudan las arcas públicas no son castigados, al contrario salen del gobierno como nuevos ricos; gobiernos burgueses pasan y el pueblo sigue pagando la vida de lujo de unos cuantos.

Explore posts in the same categories: Prensa

Etiquetas: ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: