2 de noviembre 2006, Batalla de todos los santos|En pocas palabras

oaxaca-05

Por Eduardo Barrios

Harán 10 años de aquel pasaje glorioso e histórico para el pueblo de Oaxaca.

El 31 de octubre de 2006 la policía federal ya acampaba en el zócalo de la ciudad, les había sido sumamente difícil entrar al corazón de un pueblo insurrecto.

Con el acuerdo tras bambalinas que se dio entre el PAN y el PRI, por un lado el PAN en la necesidad de garantizar la toma de posesión de Felipe Calderón como presidente de México y el PRI asegurar canonjías y evitar la cárcel a varios de sus secuaces como Mario Marín ex gobernador de Puebla y Ulises Ruiz Ortiz carnicero de Antequera.

En Oaxaca quedaba desmembrar la justa lucha del pueblo,  la llegada de la policía federal en ese entonces no fue para garantizar el estado de derecho,  sino para hacer cumplir compromisos ya pactados,  no solamente entre partidos políticos sino entre las empresas nacionales y transnacionales que ya habían puesto sus ojos en las riquezas del territorio oaxaqueño.

Hoy podemos ennumerar a Fortuna Silver,  office depot,  walmart,  Oxxo, etc.  Todas ellas empresas que sobreexplotan a sus trabajadores,  dejaron sin empleo a cientos de pequeños comerciantes y nos venden gran cantidad de productos chatarra o modificados transgénicamente.

En el amanecer del 2 de noviembre del 2006 alrededor de las 7 de la mañana a través de radio universidad una voz cálida alertaba sobre la llegada de la policía federal a las inmediaciones.

Las barricadas en torno a ciudad universitaria eran las últimas que quedaban, se volvieron baluarte del movimiento social.

A las 8 de la mañana ya había gente en toda la avenida universidad,  no importó la edad,  sexo, religión o afiliación política. Todos se habían vuelto uno contra el peor de todos sus enemigos, las fuerzas represivas del Estado mexicano.

El arsenal policiaco militar constaba de balas de goma, bombas de gas lacrimógeno, cohetones, bombas aturdidoras, gas mostaza, cascos, botas, rodilleras, escudos, helicópteros y tanquetas. El pueblo tenía piedras, todas las que encontrara, cohetones, resorteras, cubre bocas, paliacates, cocas, carretillas.

La batalla por momentos tomó descansos,  ambos bandos sufrían lesiones, y nuevamente continuaban. Pero nadie se iba, todo lo contrario, llegaban más.

6 largas horas duró la refriega, finalmente el pueblo tomó victoria, era la gloria.

A pesar de una tremenda desigualdad en equipamiento y arsenal,  hay algo que no pudo igualar en ese entonces, ni ahora, la fuerza policial.  La dignidad y consciencia de clase. Ese 2 de noviembre nadie lo olvidará.

La batalla de todos los santos, es una lección que muestra que por más negra que sea la noche, siempre hay una luz en el túnel.

En estos días de inicio de noviembre en que el movimiento social y el magisterio democrático se aprestan para el regreso del priísmo a Oaxaca no queda más que advertir al resto de la población no organizada que vendrán días peores, ¡Claro, vendrán días peores, sino volvemos a actuar como uno solo contra quien nos ofende!

La demostración de dignidad colectiva, la oposición a las reformas estructurales, la organización del descontento popular y la vigencia de la lucha de clases, refrendan la victoria ineludible que dará derechos a la clase de los proletarios y los pueblos de Oaxaca.  En pocas palabras.

Explore posts in the same categories: APPO, Prensa

Etiquetas: , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: