La fiesta de los planes

c2u7c6xucaau_w8

RICARDO ROJO
23/01/2016

A las dieciséis horas del sábado 21 de enero, el auditorio Enedino Jiménez Jiménez de la Sección 22 (S22) se encontraba colmado de delegados efectivos y fraternales, participantes del XXII Congreso de relevo de su dirigencia sindical.

Altivos, firmes, seguros, disciplinados, combativos, pero tácticos, los delegados esperaron la llegada de los seis emisarios charros del Comité Ejecutivo Nacional del SNTE que darían legalidad estatutaria al evento que, por sus características, en sus cerca de 37 años de lucha de la S22 representó un congreso “sui generis”, por la rapidez con que fue organizado y por los resultados obtenidos más o menos exitosos.

El gobierno, los charros y sus aliados pensaron que la S22 no tendría la capacidad de enfrentar ese reto, pero se equivocaron.

Días antes del 14 de enero, Luis Pérez, representante permanente de los charros en el estado de Oaxaca, presidió reuniones conjuntamente con su secretario particular, Claudio Flores Osorio, en las que expusieron el plan charro que pretendía sorprender a los maestros democráticos. El plan consistía en nombrar delegados, instalar el congreso el 20 de enero y “otorgar una prórroga de tres días” para que la S22 realizara sus eventos faltantes y luego clausurar el congreso. La trampa estaba en la prórroga. Ese plan se puso en práctica en el estado de Chiapas y les dio resultado. Pensaron: “nombro delegados, instalo el congreso, “doy prórroga”, mientras compro votos, ofrezco dádivas, presiono, y si no me resulta, no reinstalo “porque no hay condiciones” o por lo que sea, y tomo el control “estatutario” de la S22”.

El plan de Luis Pérez fue derrotado y con ello sufrieron también su primer derrota Los Pozoleros, Los Pelones, Los ChePRIs, Los Urgentes, Los Multilaterales, Los 10, 20, 30 A, La liga de la mochila azul y Los Garrapatos.

La S22 descubrió el plan que ahora se conoce como Plan de don Luis y le puso enfrente otro plan: El Plan Raid, que consistió en la realización del precongreso y congreso en todas sus fases a partir del 15 de enero y concluirlo en el último minuto del 21 de enero, sin prórroga alguna. El magisterio dijo: “Nombro delegados, realizo todas las reuniones necesarias, instalo el precongreso, elijo al nuevo Comité Seccional y obligo a los charros del SNTE a darle reconocimiento estatutario”. Así sucedió.

Mucho antes, de que la S22 rechazara “la prórroga” ofrecida, los charros pusieron en marcha la maquinaria de cooptación con el apoyo de la Secretaría General de Gobierno. El Plan triple A (por el nombre de Alejandro Avilés Álvarez), se sumó al Plan de don Luis y se complementó con el Plan Pozolero, con lo que pretendían asaltar el poder en la S22 y así tapar todas las corruptelas de los líderes de los últimos comités seccionales, quienes tuvieron negocios millonarios con los gobiernos de Gabino Cué y de Ulises Ruiz.

A vuelo de pájaro, faltando aún varios elementos de prueba, se puede decir preventivamente que el Plan Pozolero fue derrotado y que se impuso el Plan Raid. A un servidor le hicieron llegar una copia del Plan Raid que decidí no publicar hasta en tanto finalizara el congreso de los maestros; lo más importante de ese plan es el programa que los unifica y que puede significar un viraje estratégico en la conducción de la vida sindical. El programa, que en el Plan Raid se menciona como “programa mínimo” resalta los siguientes objetivos: 1. Revocabilidad de dirigentes inconsecuentes y corruptos, 2. Combate sin tregua a la corrupción, 3. Gestoría democrática, transparencia y rendición de cuentas. Dirigente que no responda a los intereses de las bases y del pueblo de Oaxaca, será revocado. 4. Defensa gremial y popular de la educación pública: Contra la reforma educativa y por la construcción del proyecto educativo democrático de la CNTE, 5. Construcción del Frente Único Estatal y Nacional para luchar en mejores condiciones contra las reformas estructurales, 6. Funcionamiento de una escuela sindical democrática permanente para la renovación de los cuadros, 7. Horizontalidad y colectividad en la toma de decisiones y 8. Impulsar a los mejores maestros y maestras para ocupar los cargos sindicales.

Se inicia una nueva etapa en el movimiento democrático de la S22; algunos críticos y analistas han señalado que el gremio magisterial oaxaqueño se encuentra en la recta final de su crisis y que la dirección encabezada por los profesores Rubén Núñez y Francisco Villalobos fue la más desastrosa en sus 37 años.

Si el Plan Raid, que al parecer triunfó y derrotó a los otros planes, se cumple poco a poco, estaríamos asistiendo entonces a lo que de manera sutil y desapercibida expresó el nuevo secretario general, profesor Eloy López Hernández, en su primera intervención durante el precongreso: “…ante esta embestida, debemos de hacerle frente compañeros, y para hacerle frente, debemos de organizarnos, debemos de emprender una nueva forma de lucha; los tiempos evolucionan compañeros y también nosotros debemos evolucionar…”.

Los autores del Plan Raid deben explicar el porqué de ese nombre; tentativamente imagino que por ser un sustantivo en inglés tiene que ver con hacer una redada contra los corruptos o batirse con el enemigo; pero también puede ser en alusión a ese producto mata insectos que se encuentra en el mercado. Lo dejaremos al tiempo. Mientras, los charros del SNTE, el gobierno y los gobiernistas se han llevado una buena lección de dignidad.

ricardorojo7819@yahoo.com.mx

Explore posts in the same categories: Prensa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: