Felipe Calderón, engendro derechista

felipe-calderon

RICARDO ROJO

Gran revuelo causó el gobierno de Cuba al negarle la entrada a su territorio al mercenario Felipe Calderón Hinojosa (FeCal) y a otros tipos de igual calaña.

Individuos semejantes, Donal Trump por ejemplo, pisan suelo mexicano hasta con honores, pese a su política agresiva, racista y criminal contra México y conciudadanos radicados en Norteamérica.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (MINREX), tomó la decisión luego de que el Secretario General de la OEA, Luis Almagro Lemes, junto con políticos derechistas pretendían viajar a La Habana, el 22 de febrero, a fin de recibir un premio “inventado por un grupúsculo ilegal anticubano”, dijo el MINREX.

La determinación es justa. Cuba sostiene con dignidad y honor sus principios de autonomía, porque ha sufrido, a lo largo de la historia, un sinfín de agresiones, desde bloqueos, intervenciones armadas, ataques terroristas e intromisiones en su política interior, orquestadas por el imperio norteamericano y sus gobiernos marionetas.

Por eso el gobierno cubano deja perfectamente clara esta postura, al declarar oficialmente que “En Cuba no olvidamos las lecciones de la historia”. (MinRex).

El panista Felipe Calderón quiere pasar como pacifista, comprometido luchador latinoamericano por la libertad, la justicia y la democracia -así lo declaró-. Quien no lo conozca, que lo compre.

FeCal es digno representante del panismo más rancio de nuestros tiempos, lo lleva en la sangre. El expresidente de México es capaz de prestarse a las causas más sucias, con el propósito de cumplir con los objetivos del grupúsculo fascista clandestino al que pertenece: El Yunque.

Ahora FeCal utiliza el hecho para justificar su participación en acciones contra el régimen democrático cubano; el engendro derechista Felipe Calderón movió sus piezas para hacerse la víctima. “Es absurdo, inadmisible y reprobable la negativa”, publicó en su cuenta de twitter. Luego fue secundado por el Comité Nacional del PAN, por el Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, por la Internacional Demócrata de Centro, por la senadora panista Mariana Gómez del Campo y hasta por la perredista Dolores Padierna, quienes criticaron al gobierno cubano.

Los panistas no son las hermanitas de la caridad que pregonan ser. Ese partido de derecha y sus más connotados militantes pertenecen a grupos clandestinos terroristas que navegan con bandera blanca pero esconden su suástica, su cruz gamada nazi.

El PAN fue creado en 1939 para combatir las propuestas democráticas y la lucha por el socialismo en México, busca llegar al poder para reprimir a las organizaciones sociales, a los comunistas principalmente.

Los fundadores del PAN, entre ellos el padre de FeCal, tuvieron fuertes vínculos políticos e ideológicos con movimientos ultraderechistas muy beligerantes. La Unión Nacional Sinarquista, organización base histórica de los panistas, contaba con un grupo armado anticomunista llamado Las Camisas Doradas, que se encargaba de asesinar a dirigentes revolucionarios y, desde ese entonces, ya contaban con periódicos nazis como Timón, Revista Continental, Omega y El Hombre Libre. (La raíz nazi del PAN, Rafael Barajas).

Calderón no debería quejarse del trato que le otorgó el gobierno cubano. Siendo presidente, el gobierno de Cuba le otorgó el trato diplomático respetuoso, pese a que su partido en el gobierno -el PAN- y otro panista rancio -Vicente Fox- ofendieron al presidente cubano Fidel Castro en su visita a México, a propósito de la cumbre de la ONU en Monterrey en el año 2002. En aquella ocasión, Fox solicitó al comandante Fidel que no viniera a México, y si llegaba, que pronunciara su discurso, no ofendiera a Estados Unidos ni al presidente George W. Bush, comiera, y se regresara inmediatamente a la isla. El presidente Fidel, viejo lobo de mar, le respondió: “óigame señor presidente. Llevo 43 años en política y sé decir la verdad con la decencia y la elegancia necesaria”, “me limitaré a cumplir sus órdenes, yo como y me regreso”. Aquel incidente diplomático desató un escándalo mundial.

Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa, es un fascista católico convencido. Las ideas reaccionarias las heredó de su padre Luis Calderón Vega -fundador del PAN- y de su mentor y guía Luis Castillo Peraza. Durante su vida política pública ha dado muestras de ese talante que caracteriza a todos los panistas de cepa. Usa las imágenes religiosas del catolicismo mexicano en sus discursos, se opone con toda su pasión derechista a los movimientos sociales, como el EZLN, la APPO, la CNTE, por ejemplo. Usa su poder y su influencia para apoyar a sus correligionarios fascistas como Luis Pazos -Coordinador de Provida- para obtener millonarios apoyos para causas dudosas e inversiones personales, y abandera luchas contra el aborto, los matrimonios igualitarios y hasta contra el uso de las píldoras del día siguiente.

Ese es Felipe del Sagrado Corazón de Jesús; que no nos venga con sus lágrimas de cocodrilo a lloriquear porque no le creemos. El gobierno cubano sacó la casta, como siempre, dándonos una lección de dignidad y orgullo. De paso, nos recordó un mensaje de José Martí: “ni pueblos ni hombres respetan a quien no se hace respetar (…) hombres y pueblos van por este mundo hincando el dedo en la carne ajena a ver si es blanda o se resiste; y hay que poner la carne dura, de modo que eche fuera a los dedos atrevidos”.

ricardorojo7819@yahoo.com.mx

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=677904269048751&id=100004875510340

Explore posts in the same categories: Prensa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: